jueves, 1 de enero de 2015

LAGO DI GARDA

El Lago di Garda, el más grande de Italia, es al que peregrinan amantes de la exclusividad y de la belleza, siendo una colección de paisajes, elegancia y actividades para todos que no dejaran indiferente.

GARDONE RIVIERA 
Es un auténtico pedazo de mar enclavado en un valle alpino, siendo el más grande de los lagos italianos con más de 368 kilómetros cuadrados y, también, uno de los más glamurosos, en dura pugna con el Lago di Como o el Lago Maggiore. Pero el Lago Garda, con sus más de ciento setenta kilómetros de riberas pobladas de villas, pueblos y tapices de bosques –olivos y pinos, palmeras y adelfas-, castillos y monasterios, formando estampas que parecen arrancadas de un cuento de Hoffman, es decididamente, el más evocador y bucólico de todos ellos.

CASTILLO DE MALCESINE
Lombardía, Trentino Alto, Adigio y Véneto, son las tres regiones ribereñas del lago de Garda y todas ellas se enorgullecen, y se promocionan por estar bañadas por sus aguas. Hay mucho que descubrir en sus riberas; desde asentamientos prehistóricos, Valtenesi y del Monte Baldo, o los restos de las villas romanas de Desenzano y Toscolano, a castillos medievales y fortificaciones como la Torre del Benaco o el Castillo de Sirmione, que dominan el paisaje desde lo alto, pasando por bellísimas iglesias románicas, como las de Maderno, Sirmione y Bardolino, o los templos neoclásicos de Bardolino y Cassone.

Pero la imagen mental que se le viene a la cabeza a cualquiera de nosotros, cuando piensa en el lago de Garda, o en cualquier lago alpino italiano, es en la de un palacete de jardines de ensueño reflejándose en las calmadas aguas del lago, y en el lago de Garda los hay, y simplemente espectaculares.

PALAZZO VITTORIAL 
En Gardone Rivera, una de las poblaciones ribereñas más importantes, famosa por su patrimonio arquitectónico y por el Jardín Botánico André Heller, con más de 200 variedades de plantas, está uno de los palacios más famosos del lago, el imponente Palacio de Vittoriale, que perteneció al tan famoso como polémico escritor e intelectual italiano Gabriele d'Annunzio, y que alberga un museo de la guerra (hay varado un pequeño buque de la Armada Italiana).

Otra de las poblaciones cuya visita es imprescindible es Sirmione, famosa por sus termas, por las Cuevas de Catulo y por su centro histórico amurallado, unido a tierra firme por un puente levadizo al Castillo Scaligero del siglo XII.

CASTILLO SCALIGERO Y PUERTO DE SIRMIONE
El lago y su zona de interior se presentan como lugares ideales para el deporte; natación y vela, montaña y escalada, bici de montaña, senderismo, rutas a caballo, parapente y vuelo sin motor, rafting...

Las aguas del lago son idóneas para la práctica de deportes náuticos. En la ribera del lago que va de Sirmione a Limone, los puertos de Bogliaco, Campione y Limone, son los mejores para realizar surf en competencia con los de Riva del Garda y Nago-Torbole, en el norte, donde los constantes vientos empujan las velas.

En la conocida como "Ribera de los Olivos", el tramo que va desde Melcesine a Peschiera, nos esperan más de 50 kilómetros de playas, donde no faltan parques de atracciones como el de Gardaland.

Fuente: Elviajerofisgon